KGB



KGB se formó en la ciudad andaluza de Granada durante el mes de julio de 1982 con Francisco Cara, Ernesto Jiménez, José Ángel Ruiz y José Carlos Sabío, todos con edades entre los quince y los dieciséis años.

El grupo se alineaba como continuador del punk europeo de finales de los 70 y mostraba una estética próxima a bandas tan oscuras como Echo & The Bunnymen o Jesús & Mary Chain, aunque durante sus primeros meses de vida concentraron todas sus fuerzas en emular a bandas pioneras del 'No future' como Sex Pistols o The Clash.
De este modo, emergieron al rebufo de otros grupos granadinos de punk-rock como TNT ó 091, un poco más veteranos y hábiles con sus instrumentos musicales. Poco tiempo después de constituirse como grupo, tras viajar a Madrid y mostrar unas maquetas a Servando Carballar (por entonces al frente de DRO) ya consiguen participar con dos temas ("Agradable sorpresa con una japonesa" y "Maroto") en el disco recopilatorio "Punk? Qué Punk" editado por el sello discográfico independiente madrileño.

Aquella experiencia propició que, a renglón seguido, DRO les editase un single para ellos solos. El sencillo salió a la calle aún en 1982 y los temas elegidos para la gloria fueron "Treblinka" y "Cielo sobre Postnam". Algunos de estos temas también fueron incluidos en diversos álbumes recopilatorios o retrospectivos editados posteriormente por DRO.

Sus letras recreaban ambientes tortuosos y de estética decrépita muy habituales en los grupos más avanzados de aquella época, declarándose además fans de bandas británicas como Joy División, Killing Joke, The Cure o Siouxie & The Banshees.

Ellos mismos definían su música como "neo punk", aunque, obviamente, de nuevo tenía bien poco, ya que no pasaba de ser una revisión más (y bastante precaria) de los tics tenebristas propios de los mencionados grupos británicos. En una última época incluyeron en su formación teclados y caja de ritmos, derivando así hacia un sonido más sofisticado pero de idéntica vocación atormentada.

Como tantos otros grupos en su misma línea, desaparecieron con la llegada del 'sonido auténtico', siendo literalmente devorados por las bandas que, a mediados de los ochenta, sepultaron definitivamente las referencias al Kremlin y a Berlín bajo los nuevos guiños a Memphis y la Route 66.



Redacción NO80s
(Aportaciones: Pablo M. Vaquero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario