Los Erizos

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Aunque no llegaron a grabar disco, Los Erizos se alza como un grupo fundamental en la historia de las nuevas formas musicales peninsulares de finales de los 70 y primeros 80. Desconocidos o ignorados por la mayoría de los aficionados a rastrear la historia de las bandas de la new wave española, la importancia de este efímero combo barcelonés radica en su carácter pionero en asimilar en España las enseñanzas de Siouxie, Mekons, PIL y otras formaciones de ideas avanzadas que se adelantaron más de una década al noise patrio.

Los Erizos se formaron en 1979 en la ciudad condal, y allí también se disolvieron en 1980, pero no se fueron sin dejar atrás un puñado de intensas actuaciones en locales de BCN como las cocheras de Sants o la discoteca Giovanne en el Pueblo Nuevo barcelonés. Eran un cuarteto reacio a dar sus nombres, y preferían ser identificados como A, B, C y D. Hoy apenas forman parte de la historia del rock estatal porque se empeñaron en pasar desapercibidos, aunque nunca se negaron a ser fotografiados. Gracias a una de esas fotos (precisamente la que ilustra este modesto artículo, realizada por Luis Platinos en 1980) hoy podemos identificar en el grupo a Rosa Arruti, y así saber que ella militó en aquella "misteriosa" y legendaria formación.

Con el tiempo Arruti se convirtió en una leyenda del extremo más audaz de la escena musical catalana de los años ochenta (Tendre Tembles...) llegando a crear MohoChemie ya en los noventa, amén de posteriores y brillantes creaciones artísticas (musicales y literarias) parapetadas siempre al frente de la vanguardia más radical.

Tanto Rosa Arruti como sus compañeros de Erizos estuvieron antes en Los Psicópatas del Norte, una formación musical de 1977 de carácter inclasificable aunque con cierta herencia punk y unos golpes de mano realmente increíbles. Lo suyo era pura autodestrucción literaria y musical, un revoltijo de surrealismo, dadaísmo y punk; debutaron en las Jornadas Libertarias del verano barcelonés del 77 sin haber ensayado ni saber lo que iban a tocar, adelantando el concepto popularizado pocos años después por los madrileños Mar Otra Vez y, quizás, adelantándose a Kaka de Luxe en ética y estética.

Titulaban sus temas como "La chica de Plutón", "Aquí en el lavabo", "Hay descontrol (En tu cabeza)" o "Castigo". El principal encanto de aquel ruido conquistó más de un corazón y asalto miles de neuronas; fue un flechazo conceptual potenciado sobremanera por el enorme morbo y sex-appeal (para nada buscado y creo que bastante contenido) que la citada Arruti desprendía y emanaba tanto encima del escenario como fuera de él. Una mujer interesante como pocas; si señor.

No quisieron saber nada de compañías discográficas (y ellas tampoco de sus aventuras musicales) y Rosa Arruti (voz y guitarra) y el resto de la formación consonante se desvaneció en 1980, dejando atrás un repertorio ("Panorama", "Kalahari", No importa, vámonos al infierno", "Retuérceme el corazón"...) que pretendían alejar su rastro de las clasificaciones nuevaoleras. Y desgraciadamente lo consiguieron.

Redacción NO80s
(Aportaciones: Pablo M. Vaquero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada