Los Suaves

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Grupo procedente de Orense formada en 1981 por Yosi Domínguez (voz, guitarra acústica y armónica), Alberto Cereijo (guitarra solista, rítmica y coros), Ramón "Montxo" Costoya (guitarra rítmica y coros), Carlos "Charli" Domínguez (bajo) y Ángel "Gelo" Barrio (batería).

Orense vio nacer y crecer a un grupo enamorado del rock and roll que gritaba su sueño de hacer los Madriles y que terminó encandilando a todo un país.

Tres hermanos, los Domínguez, iniciaron una aventura que terminaría en éxito. No mucha gente sabe que el vocalista, letrista y líder Yosi es hermano del bajista Charly. Y menos aún conocen que el tercer pariente de la misma sangre soñó con ser músico hasta que el destino lo llevó hacia otros derroteros; en la actualidad es profesor universitario. La formación de Los Suaves dio muchas vueltas en la primera etapa de su trayectoria. Pronto se sumaron otros dos guitarristas que dejaron su impronta; de hecho el rítmico Ramón "Moncho" Costoya es todo un fijo. El magnifico solista de color Hermes Alogo Mebuy es una especie de B.B. King metido al rock crudo a la española, si se nos permite la expresión. Con la posterior llegada del batería Angel "Gelo" Barrio, el quinteto se asentó.

Pero una primera versión de Los Suaves ya se había hecho notar con la actuación que la banda ofreció en La Coruña en diciembre de 1981 como grupo telonero de Ramones. La impronta que causaron los orensanos no pasó desapercibida a nadie. Luego vino el fichaje por la discográfica independiente gallega Edigal y los primeros discos: 'Esta vida me va a matar' y 'Frankenstein'.

'Esta vida me va a matar' vio la luz en 1982 y fue editado por el sello Edigal. Durante aquel caluroso mes de julio, Los Suaves se fueron a Gijón para grabar su debut cargado de entusiasmo. Sonido limitado que vencen las ganas, y las canciones: 'Peligrosa María' es un himno que sobrevive en el repertorio de manera ineludible. Por el lado de la desesperanza vital, 'Siempre igual' fue uno de los estandartes de la primera etapa de los gallegos. 'Chaquetas de cuero' o 'Mártires del rock and roll' son otros títulos destacados de un disco necesario por su significación.

Dos años mas tarde, en 1984, graban para la misma discográfica su segundo trabajo, 'Frankenstein'. De nuevo, grabación asturiana en el que quizá sea el disco menos logrado por parte de la banda. Continuista con respecto a al primero, contiene un mucho menor número de temas memorables. En este capitulo se pueden reseñar los nombre de 'Cuando la música termina' o, especialmente, 'Una ciudad llamada perdición'. En 'No llores más por mí' se incluyen los teclados, interpretados excepcionalmente por el técnico de sonido René de Copeau.

En 1987, Los Suaves cumplen su sueño de acercarse por primera vez a Madrid, aunque fuera a sus alrededores, con la actuación celebrada en la desaparecido sala En Vivo de Fuenlabrada. Los Suaves empiezan a crear ese ambiente de boca a boca que crea una fiel base se aficionados a su música.

Y, cuando en 1989 se publica 'Ese día piensa en mí', siempre con Edigal, se aprecia que su hora de gloria está a punto de llegar. La grabación de un doble en directo en Madrid y Barcelona demuestra que el tirón popular de la banda es innegable. La última de las peregrinaciones gijonesas mejora en mucho los resultados anteriores. Han pasado cinco años de la grabación previa y la selección de canciones es excelente. Empezando por el dolor causado por la muerte de Phil Lynott, ensu tema '¿Sabes? Phill Linott ha muerto', de sus adorados Thin lizzy. Luego viene la espídica 'Dolores se llamaba Lola', la incomprensión de 'Sólo pienso en dormir', el escozor amargo de 'Nena, te voy a dejar', la declaración de intenciones de 'No puedo dejar el rock'... así hasta el final. Uno de los mejores esfuerzos de Los Suaves.

Con 'Suave es la noche', llegamos a 1990, con esta cuarta entrega del grupo, una vez mas, a cargo de Edigal. Aunque falto de una mejor producción, el calor humano que desprende este doble en directo es impresionante. Un público entregadísimo a la ilusión rocanrrolera de una banda que comunica con su gente de una manera ejemplar. 18 títulos incluyendo la versión de un clásico del género, Johnny B. Goode. El disco consagro a Los Suaves en su camino hacia la eclosión popular. También puede decirse, sin caer en el tópico que cierra una etapa sin caer.

En 1991 se produce la entrada del guitarrista solista Alberto Cereijo por el entrañable Hermes. Tony Vallés, de la banda de Manzano, cubre la etapa de transición entre ambos. Cereijo ofrece un filo más agresivo al sonido de la banda, como puede comprobarse en el primer álbum donde participa, 'Maldita sea mi suerte'. Se sabía que Los Suaves iban a picar más alto en cuestión de discográficas y su compañía quiso despedirse a lo grande con un doble disco que supone la primera presencia oficial de Alberto Cereijo. Cantos a la alegría de rocanrrolear, como 'Dame rock and roll', a la desdicha personal, 'Maldita sea mi suerte', dos temas repetidos en versión eléctrica y acústica y una cara consagrada enteramente al tema 'La noche se muere', con numerosos guitarristas invitados del rock español incluso Alvin Lee, de Ten years after. Un álbum artificialmente "estirado", pero muy interesante en contenido.

En 1992 editan un disco recopilatorio, '10 años de rock', última entrega con la discográfica Edigal, que, como su nombre indica, hace referencia a la primera década de la banda en el que se incluyen algunos de los temas más famosos: 'Dolores se llamaba Lola', 'Peligrosa María', 'Chaquetas de cuero', etc., además de un tema inédito hasta el momento 'Esto es rock and roll'.

Desde entonces, la vida de Los Suaves se ha transformado; fichaje por multinacional (lo que no implica renuncia alguna a su sentido de la autonomía de trabajo), campañas interminables de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, y pasión, mucha, por el rock and roll.

De esta manera llegamos al primer álbum con Polydor, 'Malas noticias', editado en 1993. Un disco donde no hay implicaciones comerciales en el nuevo repertorio. Que se entienda Los Suaves siguen su camino, libre de presiones externas. Se alargan los temas en buena parte, porque Cereijo es un brillante instrumentista y mucho es lo que tiene por aportar. Goce del oficio, 'Corazón de rock and roll', junto a la amargura existencial de horas bajas en 'Si te atreves a nacer', son las dos caras de la moneda del letrista cercano a todos que es Yosi.

La banda ha mejorado en producción de sus discos hasta llegar al ejemplo de 'Santa Compaña', trabajo realmente magnifico de concepto y resultados. Un disco editado por Polydor en 1994 considerado como un brillante álbum, que goza de una exceptcional producción. Comienza con un excepcional 'El afilador', sobrenombre que recibe el orensano emigrante, y continua en gran peregrinación rockera por cortes como 'Ahora que me dejas', 'Pobre jugador' o 'Dulce castigo'. También se encuentra el lado del dolor en temas como 'No me mires' o 'Si pudiera'. 'Otra noche, otra ciudad' es plenamente autobiográfico y la letanía final da para largas reflexiones que nos ahorraremos aquí.

Yosi sigue cantando a la exultante felicidad de sentirse encima de un escenario pero también ala inmensa soledad de los momentos duros y a la obsesión por la muerte, por la desaparición física y las dudas permanentes sobre esta vida. Los Suaves tienen alma de rock and roll.

Poco después un Mini-CD acústico grabado en los estudios de Cadena 100, Madrid, el dia 17 de Abril de 1995, y mezclado en los Estudios Go! de Madrid. Llevaría por título 'Especial Acústico Cadena 100'.

Su siguiente trabajo fue '¿Hay alguien ahí?', editado por Polydor en 1995. Triplete pletórico en rocanrroleo e ilusión popular, es un documento espectacular sobre lo que representan Los Suaves en vivo. El doble, digamos que oficial, fue registrado en la gira 1994-95, con especial hincapié en Cantabria. El tercero de los compactos quiso ser un regalo especial para los fans invitados a los estudios Kiros, donde el quinteto descarga completo su repertorio, que suma en total casi dos horas y media de música. Una fiesta interminable con versiones de Thin lizzy (Massacre, Baby please don't go), Johnny B. Goode, el "leñero" Maneras de vivir y dedicatoria especial a Rory Gallagher, otro querido "suave" que se nos fue. En una posterior edición apareció en formato doble.

Llega 1996, y con el su siguiente entrega, 'Lo mejor de ¿Hay alguien ahí?', editada una vez mas por Polydor. Se trata de la tercera entrega que "completa" (quiso ser un regalo para los fans invitados a los estudios KIROS) el doble CD rocanrolero '¿Hay alguien ahí?', con toda la fuerza de Los Suaves en vivo.

'Con el corazón' fue el siguiente disco de Los Suaves, cambiando de compañía discográfica, para que esta ocasión fuera Clave quien editara el disco. Los Suaves con el corazón roto o cuando Yosi se nos pone triste, despechado en amores o pesimista ante las adversidades de la vida. Una gran colección de canciones, 'Siempre igual', 'Pardao', 'No llores más por mí', 'Cuando la música termina', etc., que deja conscientemente al margen ese otro lado "suave": rocanrrol hasta que salga el sol, no se duerme esta noche, que la fiesta no pare... La portada es visualmente impactante y la anterior discográfica no renuncia a seguir sacando tajada del material que le pertenece, aunque el grupo se desmarque de este lanzamiento porque no cuenta con su aprobación ni su consejo profesionales.

En 1997 vuelven a editar un disco con Polydor, 'San Francisco Express'. Se trata de un disco conceptual. Como dice el propio Yosi nada tiene que ver con la ciudad de San Francisco, sino con su propia ciudad natal Orense, porque allí el cementerio se llama 'Cementerio de San Francisco' y el express es el tren de la vida misma que tiene como última parada ese lugar con la muerte. 'San Francisco Express' es sin duda el mejor álbum de Los Suaves.

Despues de tres años de paron en los que poco o nada se ha sabido del grupo, Los Suaves vuelven a escena con una nueva discografica y con la baja de Montxo en el grupo. 'La víspera de todos los santos' fue un disco editado por Universal en 2000, hasta el momento su último trabajo. El trabajo no tiene el nivel del disco anterior pero ofrece todo lo que se puede esperar de un disco de Los Suaves, en esencia, buen rock duro y letras de Yosi muy sentidas. Destacan la adaptacion de un poema de J.A. Goysolo con musica de Paco Ibañez, 'Palabras para Julia' y un tema sobre la inmigracion africana 'Dulces noches de luna y pateras'.




Redacción NO80s
(Aportaciones: Andrés, web no oficial)

No hay comentarios:

Publicar un comentario