Minuit Polonia

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Tras la explosión de la movida madrileña, durante los momentos más álgidos de un momento de agitación musical que tambaleó al estado español, comenzaron a aparecer bandas que rechazaban los parámetros clásicos del rock y que, en algunos casos, se emplearon a fondo en la práctica de nuevas e innovadoras experiencias musicales, más próximas al ruido que a la melodía.

Tras el camino trazado por el vanguardismo pionero de Esplendor Geométrico (temprana escisión de El Aviadror Dro y sus Obreros Especializados) fueron surgiendo tímidamente otras bandas: los andaluces Neo Zelanda (luego Diseño Corbusier), los riojanos Vertical Dadá, los ovetenses Zang Tumb Tumb y grupos como los madrileños 429 Engaños o Minuit Polonia, éstos últimos, una formación que se adelantaría a otras en el logro de ver plastificados sus temas musicales.

El debut de Minuit Polonia se produjo en 1983 con DRO a través de un single titulado 'Radio Rockola' que, además de un tema 'Intro', también portab a 'Ibiza bajo cero'. Aquel arrogante ejercicio de ruido-rock no convenció a casi nadie, granjeándose duras críticas en la prensa musical, que tildaba al grupo de pura 'pose', aunque el single se vendió bien al estar incluido en el febril paquete de nuevos grupos independientes estatales que ya se veían distribuidos por todo el país gracias a Pancoca u otras 'empresas' herederas de su labor canalizadora de los nuevos grupos.

El grupo definía su música como psico-tecno, "para que bailen las neuronas", apuntaba a la prensa musical en 1983 el pintor Luis Vida, vocalista e ideólogo de la banda.

Sin duda, Minuit Polonia fue un grupo pretencioso empezando por su nombre, una conjunción de un extranjerismo grandilocuente (al que se le podían atisbar tintes 'cultos') y el nombre de una tierra con un fuerte contenido trágico-histórico, quizás elegido por la banda debido a una moda imperante en aquellos momentos y que se orientaba hacia la reivindicación conglomerada de elementos propios de la guerra fría, el paso del nazismo y los imaginarios soviéticos y japoneses.

Y es que palabras como Berlín, Varsovia o, mismamente, Polonia fueron pasto del rock europeo de 1983. Su música era premeditadamente desquiciada, plena de sonidos sintéticos y poseedora de un cierto humor ácido que le alejaba de la 'seriedad militante' de otras bandas que compartían sus mismos parámetros y la devoción por formaciones como Cabaret Voltaire o The Residents.

El atrevimiento de Minuit Polonia parecía no tener límites. Cuando el público apenas había tenido tiempo de digerir su primera entrega, también en 1983, editaban un segundo trabajo, 'Ibiza Underground' (sobre un tema original del poeta Xaime Noguerol), un maxi-single que ahondaba en lo ya publicado y que incluía una irreconocible versión del 'Mercedes Benz' de Janis Joplin.

Un año después, Dro editaba su primer álbum (un Mini-Lp) titulado 'Defectos Especiales', un trabajo aún más enrevesado y de difícil escucha que los anteriores y que contó incluso con un single de apoyo: 'Reagan Roll'/ 'Lust for life'.

Dos años más tarde, en 1986, sus maquetas sedujeron a toda una multinacional, CBS, que delegó en Twins la publicación de un segundo Mini-Lp, 'Música para Camaleones', trabajo que incluía seis largos cortes entre los que destacaban 'Madrid 6:16', 'Truman Capote' y una adaptación a su terreno del clásico 'Caroline Says' de Lou Reed. Pero este disco tiene una caractistica especial y es que no estaba firmado como Minuit Polonia, aunque reconocido como parte de su discografía, pertenece a 6:16, nueva nomenclatura de los madrileños.

Tras este vinilo el grupo no volvió a grabar, aunque recientemente algunos de sus temas comienzan a verse incluidos en recopilatorios de canciones del pop hispano de la década de los ochenta.

Entre los miembros de Minuit Polonia figuraban: Luis Vida (voz y líder de la banda), José Luis González (sintetizador), Félix Vázquez (bajo) y Juan Ramón Alonso (guitarra).

Redacción NO80s
(Aportaciones: Pablo M. Vaquero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario