Modas Clandestinas

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Modas Clandestinas fue uno de los grupos clásicos de la escena del pop asturiano de los ochenta. Se formó a principios de 1982 en Lugones (una localidad cercana a Oviedo) de las cenizas de un grupo punk llamado Lagoness. En un principio la formación la componían: Fran Elías (voz, guitarra y compositor principal), José Miguel Martínez (batería y coros), Alberto Aragón (bajo) y Paco Vázquez (guitarra rítmica). A mediados de aquel año se integró como teclista Jesús María Catalán (ex batería del grupo de pop-funk ovetense Nivel K).

En el verano del 82, el nuevo quinteto ganó la primera edición del Concurso de Rock Villa de Gijón, por delante de los grupos Crimen Perfecto (dark-pop) y Equos (new-wave); y su premio consistió en la grabación de un disco sencillo para el nuevo sello independiente local Arrebato. Así pues, a finales de 1982 se publicaba el single ‘Nacida Para ser fotografiada’/ ‘Incomunicados’, que arrasó en las ondas asturianas y proporcionó al grupo numerosos conciertos tanto dentro como fuera de su región. Por aquel entonces, los escritores Antonio de la Rosa (que posteriormente firmaría textos para los malagueños Danza Invisible) y José Mª Flores (actual redactor de la revista El Wéndigo) formaban parte del quórum de la formación, cumpliendo disciplinadamente el papel de ‘ideólogos-no músicos’ y encargándose de realizar todo el material lírico de la misma.

Desde un principio, Modas Clandestinas se dejó influenciar por el trabajo de grupos británicos como Simple Minds, Echo & The Bunnymen, Psychedelic Furs o, sobremanera, los irlandeses U2; algo que quedaba bien patente en su pulcro y contundente directo. No obstante, su repertorio intentaba escapar de cualquier estereotipo musical y buscaba la originalidad, auténtico leitmotiv del combo hasta el final de sus días.

Ya en su primer año de vida, Modas Clandestinas entró a formar parte de la exclusiva agencia madrileña de management Party? (coordinada por la flamante Paz Tejedor), manteniendo una estrecha relación de amistad y de admiración mutua con los miembros de Radio Futura. De hecho, fue su guitarrista Enrique Sierra quien se encargó de la producción del segundo vinilo de los asturianos, el maxi-single que en 1983 grabarían para Arrebato-SFA. Los temas elegidos: ‘El Quitamanchas’, ‘KO Erótico’ y ‘Guía del Odio’ quedaron perfectamente plasmados en aquel brillante trabajo; sin duda uno de los mejores discos del panorama musical español de aquel año. Además, en el mismo, el grupo daba más muestras de buen gusto incluyendo en la carpeta un retrato de Jean Seberg realizado al más puro estilo pop-art por el pintor gijonés Pepe Vivancos. Asimismo, cabe reseñar que en este disco ya no está el segundo guitarrista Paco Vázquez, que había abandonado la música unos meses atrás en pro de sus estudios de ingeniería.

Con su nuevo trabajo discográfico sonando imparable en los programas de radio estatales más punteros de la época, Modas Clandestinas viajó al mítico Rock-Ola madrileño con poca fortuna, pues en esa misma fecha (20 de octubre de 1983) la crítica musical al completo se encontraba en Prado del Rey. El caso es que en aquella ocasión los gallegos Siniestro Total se presentaban en el programa de TVE dirigido por Paloma Chamorro ‘La Edad de Oro’ y allí se fue el ‘todo Madrid’. No obstante, el grupo asturiano siempre recordó aquella actuación como una de las mejores y más placenteras experiencias en directo.

Ya en 1984, con un empuje que parecía imparable, Modas Clandestinas recorre los escenarios de gran parte de la península, afianzando una relación muy estrecha con los malagueños Danza Invisible, cuyo cantante, Javier Ojeda, colabora en los coros de su siguiente disco: un mini-elepé (también editado por SFA) grabado en 1984 en los estudios Caskabel de León y que incluía los temas: ‘Acción’, ‘El hombre de ceniza’, ‘Alguien en el tiempo’, ‘Damaveneno’, ‘Nuevos Perdedores’ y ‘Desiertos’ (quizás, junto con ‘KO Erótico’ lo más brillante de su obra). Pero, tras la publicación del disco Alberto Aragón abandona la formación, que entonces se ve abocada a replantear sus conceptos para la continuidad. Por otra parte, José Miguel toca la batería con el grupo ovetense de after-punk Crónicas Húmedas y Jesús trabaja en solitario desde un año atrás en Respuesta Alternativa, su proyecto tecno-pop; amén de realizar diversas colaboraciones con Danza Invisible. No obstante, lejos de aletargarse, Modas Clandestinas logra mantenerse al frente de la ya emergente escena musical asturiana.

Algunas semanas después, Emilio Vicente Escribano (el técnico de sonido del grupo y guitarrista de Crónicas Húmedas) pasa a ocupar el puesto vacante de bajista de forma fugaz; acompañando a la banda en su glorioso directo efectuado en las ‘48 Horas de Radio de Madrid’, acontecimiento retransmitido en directo por RNE y TVE. Poco después, Manuel Briansó (bajista de Crónicas Húmedas) se hace definitivamente con el puesto. En ese momento Modas Clandestinas comienza a entrar en su última etapa existencial.

En 1985 el grupo asturiano graba un nuevo disco para la SFA, con ‘Un beso antiguo’ (deliciosa joya pop) como tema estrella. El resto del vinilo (un maxi-single) lo completaban los temas ‘Jardín de Rocas’, ‘De hoy en cien años’ y ‘La fatiga del carbón’. A renglón seguido, José Luis Cienfuegos (también ex Crónicas Húmedas) entra como saxofonista y el grupo parece emprender una renovada etapa profesional que poco después se verá truncada cuando Fran Elías es llamado a filas. En ese momento el grupo se ve obligado a suspender numerosos conciertos y atraviesa una etapa de letargo que parece hacer aflorar ciertas tensiones internas. Por esa misma época, la formación prueba como guitarra solista a Enrique Sánchez (ex guitarrista del mítico grupo madrileño Paraíso y por entonces miembro del grupo mod ovetense Los Cómplices) pero éste no logra integrarse a la banda y el proyecto de nueva formación no prospera. Así pues, con el cantante haciendo el servicio militar y el grupo más o menos parado, José Miguel comienza a baquetear con el trío de Oviedo Los Cínicos. Asimismo, poco después, Jesús Catalán decide abandonar la formación.

Ya en 1986, el resto del grupo intenta recuperar el tiempo perdido y graba una excelente maqueta que incluye los temas (aún hoy inéditos) ‘Cabos Sueltos’, ‘El Gran Vacío’, ‘Tras el final’ y ‘Único Testigo’. Un trabajo maduro en el que la banda se muestra más fría e intrincada, sacando a la superficie sus influencias más oscuras. Pero, desgraciadamente, tanto las multinacionales disqueras como los sellos independientes rechazan la que se preveía como última escalera de color del grupo; y éste, ante el panorama desolador, decide separarse definitivamente.

Algunos años después, Fran Elías produciría los primeros trabajos discográficos de Los Murciélagos y llevaría a cabo su propio proyecto en solitario: Los Mendigos. Por su parte, Jesús Catalán grabaría en solitario (Rap-osos) y se dedicaría también a la producción, sonorización y gestión musical.

Redacción NO80s
(Aportaciones: Pablo M. Vaquero)

2 comentarios:

  1. Mi grupo favorito , pero duraron poco����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente deacuerdo!!! Los mejores!!!!!

      Eliminar