Tos

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Tos es el nombre bajo el cual, los posteriores Secretos dieron sus primeros pasos musicales durante los últimos años setenta. Seguramente, si su batería y cantante, Canito, no hubiese fallecido en la nochevieja de 1979 (murió en un accidente automovilístico durante las primeras horas de 1980) los Secretos hubiesen mantenido aquel nombre para proseguir su prolífica carrera musical.

En 1975 José Enrique Cano (Canito) ya efectuaba en la sierra madrileña versiones de Dylan; Crosby, Still, Nash & Young o The Byrds junto a tres compañeros de colegio, los hermanos Urquijo: Javier, Enrique y Álvaro.

Hacia 1978, ya con un mínimo equipo musical reunido, el cuarteto se denomina como Tos para comenzar a ensayar sus canciones con vistas a efectuarlas en directo en fiestas de institutos y colegios mayores. Aquella formación definía la actividad de sus miembros de la siguiente forma: Canito (voz y batería), Enrique (voz y bajo), Álvaro (guitarra y voz) y Javier (guitarra solista) y con este ‘line up’ registraron su primera maqueta a principios del año siguiente.

En 1979 su primera grabación casera ya se podía oír en Onda 2 e incluía temas como “Snoopy y Olga”,“Por tí”, “Máquinas” y las primeras formas (asombrosamente maduras) de temas como “Déjame”, “Niño mimado” y otras, que se incluyeron al año siguiente en el primer álbum de Secretos. Eran canciones breves de estribillos pegadizos, llenos de coros, letras de indolencia adolescente, de novias, de borracheras, de problemas generacionales... Canciones perfectamente identificables con muchas sensaciones comunes entre los jóvenes de su misma edad. Empezaban a cambiar la guitarra acústica por la eléctrica y, en aquellos primeros ejercicios musicales también había sitio para versiones del “Don´t Cry No Tears” de Neil Young, reconvertida en “No llores”, o una revisión del “Sobre un vidrio mojado” de Kano y los Bulldogs que meses después sería uno de los temas más celebrados de su próxima formación musical.

Poco después, como ya se ha dicho, Canito fallecería durante aquella trágica jornada de año nuevo. Y dos meses después, en febrero de 1980, todos los grupos de la nueva ola madrileña se reunirían para rendirle tributo en un concierto que se consideró como el pistoletazo de salida de la nueva ola madrileña.

Años más tarde, mediada la década, el sello Dos Rombos, editó a título póstumo un EP que recogía los cuatro temas de los incluidos en su maqueta de 1979. Previamente, “Máquinas” había sido incluida en el álbum recopilatorio “Maquetas” editado por el sello MR en 1984.



Redacción NO80s
(Aportaciones: Pablo M. Vaquero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario