Urtz

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Urtz se formó en 1988 con Xabier Camarero (voz y guitarra), Asier Arocena (guitarra y coros), Josu Ariztegi (batería y coros) y Víctor G.-Argüelles (bajo).

El inicio de esa década trajo consigo una revolución en la música, o dicho de una manera más concisa, la música supuso unos cambios reales en la efervescente situación política del País Vasco. Las calles estaban encendidas. Los movimientos juveniles, las estructuras y la autoorganización dieron un fuerte espaldarazo a la música, a la subida del rock en el País Vasco. Después de esa época dorada, vino una calma tensa, una pequeña "normalización". Era tiempo de recoger la cosecha sembrada anteriormente. El margen de los estilos musicales disfrutaba de una ampliacion de miras. Urtz puede ser resultado de esos avatares.

Comenzaron a ensayar en Pasaia (Guipúzcoa). La diversión era la versión y poco más adelante surgieron composiciones propias. La identidad heavy se vislumbraba en sus albores pero en armonía con diferentes gustos musicales. Era imposible a comienzos de los 80 ver a un grupo heavy vasco en los escenarios de País Vasco, pero los nuevos tiempos trajeron una amalgama que iba haciendo las delicias del público. Rock, pop y heavy unidos en un mismo grupo. Diferentes tribus conformando un mismo público. El primer disco de Urtz, 'Ekaitzaren Garrasia' (Gor, 1992),  hizo saltar por los aires los prejuicios musicales.

Dos años después aparece 'Hautsa astinduz' (Gor, 1994), un trabajo que logró el reconocimiento general como uno de los mejores discos de rock en euskera de ese año, con su clásico 'Kaixo!'.

A continuación apareció 'Hain urrun' (Gor, 1996) y, a continuación, su cuarto disco 'Lur gazian amestak ereinez' (Gor, 1998) sirve para ver la calidad y las buenas maneras de componer de los guipuzcoanos que siguen empeñados a desarrollar su buen heavy-metal transmitido en euskara.

El grupo ha tenido cambios en sus componentes, pero los inductores del factor Urtz siguen siendo los mismos. La esencia y el alma mater de Urtz siguen siendo Xabi Camarero (voz y guitarra) y Josu Ariztegi (batería). Los nuevos refuerzos son Javi Estella (guitarra y coros) y Ritxi Barrenetxea (bajo).

El fruto de la nueva banda es su quinto álbum títulado 'Aingeru' (Angel). Las canciones que conforman 'Aingeru' (Gor, 2001), antes que nada, se podrían definir como efectivas. La filosofía pop que emana ha calado hasta en el último recoveco de cada estribillo. Fuerza y tesón se unen a dulzura y suavidad. Pura seda. Pop y power-pop. La repetición del estribillo llevada a la madurez populista. Por encima de todo es la unión de la eficiencia lo que delata 'Aingeru'. Se puede comprobar una madurez grupal en estas diez canciones que lleva el quinto disco de Urtz. Estos son los poderes de los elementos utilizados por Urtz para que de nuevo oigan el clamor, y la bienvenida y el aplauso del público. Melodías de puro enganche, estribillos colocados y facturados estratégicamente, voz de marcado signo aor americano. Buena e intensa voz que se hace sentir al ras del oyente, logrando un efecto instantáneo. Como en anteriores discos, las letras de 'Aingeru' vienen firmadas por Urtz y su colaborador habitual Iñaki Lazkano. Supurando poesía, las letras juegan desgranando mundos diferentes con la delicadeza del poeta. El disco ha sido grabado en Esparza de Galar (Navarra) en los estudios Sonido XXI con el buen criterio de los hermanos Javi y Juanan San Martin. Las mezclas y la producción ha corrido a cargo de Urtz y de los mencionados técnicos de sonidos San Martín. La única colaboración extra que ha tenido el disco es de Juanan a las teclas. El diseño es de Dani "Brigada” basada en una idea del grupo. Las canciones son emocionantes y conmovedoras. Las melodías de Urtz te maravillarán y además derrepente. Sin darte cuenta, te verás ayudando con tus coros a Xabi.

En 2003 se disuelven, momento en el que publican el recopilatorio en directo -Bilborock- 'Azken egunan zuzenean' de la mano de Edg Music. Pero la vuelta de Urtz se consuma justo diez años después, con el disco autoeditado 'Astiro', el séptimo de su carrera, en el que reflejan con sus canciones una inmensa alegría de vivir. Un disco abrumadoramente pegadizo. Con la grabación de este nuevo álbum los miembros del grupo han vuelto a recuperar sensaciones que creían desaparecidas. 'Astiro' cuenta con diez canciones, el mismo número de años de ausencia del grupo, letras que cada uno ha ido produciendo durante esta época.



Redacción NO80s
(Aportaciones: oihuka.com, Ritxi Aizpuro, urtz.com, rockcircus.net, diariovasco.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada