Wolframio

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
La historia de los futuros Zarpa comienza en Enero de 1977 en Mislata (Valencia). Vicente Feijóo (voz y guitarra solista), Vicente Catalá (primo de Vicente y Eduardo Feijóo, a la guitarra), Eduardo Feijóo (bajo y coros) y Jesús Martínez (batería) con tan solo 15, 16 y 17 años e impulsados por Vicente Feijóo, deciden formar un grupo musical y comienzan a ensayar en una fábrica de cerámica de Manises (Valencia) en la cual todos trabajaban. Eran tiempos difíciles para montar un grupo de rock, lo más avanzado tenía que ver con la movida hippie, con algunos trazos de psicodelia y algunos vientos que llegaban de grupos más cañeros como The Sweet, Slade, Gran Funk, etc. El destino hizo que conocieran a un pintor, que vivía en una habitación pintada de negro, y que por casualidad tenía una vieja guitarra enchufada a un amplificador de radio, en ese momento Vicente sabe que él quería esa guitarra y que quería aprender, así que vendió su moto de manillar de macarra y le compró la guitarra al hippie (por 1000 pelas).

El grupo decide bautizarse como Wolframio (metal de gran dureza con el que se construyen los tanques de guerra), sus primeras canciones eran versiones de Deep Purple, Status Quo, etc. y la primera composición original con título ‘Rayos de Luz'. Su progreso era rapidísimo e incluso Vicente Feijóo diseña el primer cartel de esta formación que ya tiene dibujadas dos Zarpas de Wolframio, el nombre de Zarpa ya estaba en el subconsciente.

Ese mismo año, hacia el mes de septiembre, Vicente Catalá abandona el grupo debido a un mal entendido, en su lugar entra Javier Hervías (al que Vicente había conocido en verano en unos coches de choque). El material del que disponen en ese momento era el siguiente: amplificadores de Music Son (de tercera mano), una batería que no tenía ni platos; guitarras que eran reliquias de los años 60, una de ellas japonesa imitación Fender y la otra una Galantis italina con 20 botones y cambios de pastilla a las que hacían rugir con distorsiones Music Son y un bajo también japonés sin marca en la pala. Poco después consiguen un amplificador Marshall que ellos mismos llevan al local desde Campana hasta Manises. A su primera composición ‘Rayos de luz' se une ‘El autobús de las 12' dedicada al transporte que los llevaba a casa tras la jornada laboral y el ensayo.

Y así se llega hasta el primer momento clave de todo grupo, que es el primer concierto. Un compañero de trabajo aparece un viernes en la puerta del local y les propone tocar en las fiestas de su barrio esa misma noche. Tras las dudas iniciales van para allí y montan sus amplificadores en el descanso de la orquesta. '1..2...3...y.......' vino la catástrofe, todo comenzó a sonar desafinado pues no tenían fundas y en el transporte se habían desafinado todos los instrumentos, hacen una pausa para afinar y vuelta a empezar esta vez si ya todo rodó bien, acabaron el concierto con 14 personas.

Pero el paso más definitivo esta por llegar, que es el cambio de nombre del grupo, de Wolframio a Zarpa. Por aquella época comenzó a salir un grupo de rock con una producción que aquí en Valencia nunca se había hecho. El grupo se llamaba Doble Zero y tenía un manager con una productora llamada Zeus Rock. Se llamaba Juan Vicente López Carsí, alguien que se fijó en ellos y pronto comenzó a moverlos. Un día en su oficina que teníamos la idea de crear nuestro primer trabajo 'Los cuatro jinetes del Apocalipsis' y quedó fascinado, ya que llevar la novela de Blasco Ibáñez al Rock era algo innovador, pero salió lo del nombre del grupo (Wolframio) y le hubo que explicarle todo el significado y decidió que había que cambiarlo y de repente, como de dentro surgió Zarpa y le gusto...así se quedó la historia, ese es el momento del cambio del nombre.

Redacción NO80s
(Aportaciones: Vicente Feijoo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada