El Sueño Eterno


El Sueño Eterno fue una formación barcelonesa que estuvo integrada por gente que provenía de bandas reconocidas como Bruque o Ktulu, liderada por Ángel Fernández, vocalista del mítico grupo hardcore GRB.

El Sueño Eterno comienza su andadura en el año 1990, cuando ensayaban en un local de Bellvitge, estaba formado por Angel Fernandez (voz), Hilario Rodríguez "Laly" (guitarra), Jordi Frigola (bajo), Alfredo Martinez (guitarra), sustituido por Albert Arias, ex-Bruque y Carlos Balastegui "Balas" (batería), sustituido por José Montoliú.

Un año después, en 1991, se publicaba 'Hierro A Fondo' a través de PDI, un debut que recibió grandes criticas, pero que sus incursiones punks y su variedad compositiva, no acabo de fraguar ni en el panorama del rock urbano ni mucho menos en la escena metálica. Pero aún así quedaron para la historia grandes canciones como 'Día tras Día', una revisión de un tema de los antes citados GRB, 'Delito de Faldas', 'Mary' o el tema que da título al álbum con un letra sorprendentemente optimista al contrario de los mensajes que se trasmitian por el resto de los grupos de aquella época.

Pero fue con su segundo trabajo allá por el año 1993, cuando el eclecticismo que les caracterizaba les consagró. 'Generación', publicada por el sello Plan B, fue un hito desde el primer instante de su lanzamiento. Vale recordar aquella portada en la que se podía ver a un médico realizando un parto con un bebé en las manos y con el cordón umbilical todavía por cortar. Pues si la carpeta era sorprendente, no menos era el contenido. Los temas fueron 'Buenas noches', 'Mala noche', 'Nana para papas', 'El rey de la drogadicción', 'Un gigante enano', 'Juegos de carpa', 'Sexo gratis', 'Conciencia', 'De conveniencia' y '1ere Arabesque'.

El disco abría con un temazo de Hard Rock clásico llamado 'Buenas Noches', continuaba con 'Mala Noche' con uno de los textos más vacilones que he escuchado, 'Nana para Papas' es de los mejores medios tiempos que se han parido por estas tierras, tanto por ejecución como por el mensaje. En 'El Rey de la drogadicción' se daba un salto al country y en especial a los sonidos más hillbillies, la cara A se cerraba con 'Gigante Enano' con coros de niños incluidos. La B se abría con un himno para cantar con los brazos levantados, un cántico para brindar que llevaba por nombre 'Juego de Carpas', el álbum seguía con 'Sexo Gratis' que sacaba la vena más Stones – Tequila de los barceloneses que se pulverizaba con 'Conciencia' un corte que demostraba la admiración que sentía la banda por Motorhead. Pero cuando el oyente realmente se descuadraba era cuando sonaba “De Conveniencia” que era una rumba.

Evidentemente, no se puede negar que estábamos ante una banda adelantada a su tiempo, innovadora, atrevida que ni estuvo en el momento justo, ni en el lugar indicado. Sus dos obras han muerto en el anonimato de los descatalogados.



Redacción NO80s
(Aportaciones: Shaktale69)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada