Magic

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Los inicios de Magic como banda fueron totalmente indescriptibles. Inicialmente se llamaron R.M., para después hacerse llamar Magma y terminar llamándose Magic. El hoy guitarra solista, tocaba la batería, mientras que el que luego fue batería hacia justamente lo contrario.

El grupo se formó en una parada de autobús y el primer equipo que tuvieron fue el de los curas del colegio donde estudiaban todos. El 21 de octubre de 1980 entraron por primera vez en Las Cuevas de Cristóbal, famoso local de ensayo cavernícola granadino por el que pasaron todos los grupos locales del momento, y empezaron a tocar.

Al principio imitaban a Leño, Deep Puple, Tequila, etc. En seguida, compusieron un tema, ‘La noche de los vampiros’, con letra de Antonio Muñoz Molina, que según el bajista, “Maca” era intocable: pura vanguardia. Pero también hicieron otro con el título más estéril que cabe imaginar: ‘Ayúdame?, que con el paso del tiempo se ha convertido en una de sus señas de identidad y que todavía hacen en directo.
En aquellos primeros momentos, Magic lo componían Javier Martín (cantante), Juan Carlos Rosario (guitarra), Antonio Ramos “Mac Flac” (bajo) y José Rueda (batería), que fue el primero en abandonar momentáneamente el grupo, siendo sustituido a la batería durante su ausencia por Alejandro Díaz.

Pagaban el equipo y el alquiler de la cueva donde ensayaban tocando música de verbena en pueblos de tercera, pero tenían pocos contratos porque no llevaban órgano (fundamental para la pachanga) y cuando hacían rock no les pagaban. Buscaron un organista que luego se libró de la mili por sordo; no volvieron a intentarlo.

En el verano de 1981 Magic comienza a tocar seriamente en conciertos de rock y consiguen que la banda comience a sonar. Después de uno de estos conciertos; en el que el público reaccionó tomándose al grupo absolutamente en serio, se incorporaron Juanma Martín Leiva (cantante) y Francisco Morales (guitarra). Con esta nueva formación Magic empiezan a tomarse la música de otra manera: muchas horas de ensayo todas las semanas, dedicar a los temas mucho más tiempo para superar la mera imitación de lo que se oye, componer de otra forma buscando más intención en las letras y una música más personal y valorando más el papel de cada uno de los miembros del grupo como intérprete. Abandonan definitivamente las actuaciones de pachanga pero tropiezan con el escollo de cualquier grupo de rock por aquél entonces: no hay ni medios, ni infraestructura, ni tampoco una actitud de respeto por el trabajo de los músicos. Los conciertos se dan en circunstancias que, recordadas ahora, tienen gracia, pero que ponen de relieve las condiciones de trabajo que se vivían en aquellos momentos: por ejemplo en Calahonda (pueblo costero granadino), en un concierto en la playa, la marea subió hasta obligar a desmontar el escenario a toda prisa y rescatar los cables de la arena…

El esfuerzo de Magic empieza a dar sus frutos a pesar de todos los obstáculos a los que se enfrentan. En la primera edición del concurso de pop-rock de Andalucía Alcazaba celebrado en Jerez sin guitarra solista. En ediciones posteriores Magic siguieron intentándolo, quedando al año siguiente en segundo posición tras los granadinos 091 (antiguos compañeros de Juanma en Al-dar). También participarían en la quinta edición del concurso Alcazaba, pero ya como Dirección Prohibida quedando en esta ocasión en tercer lugar.

En septiembre de 1982 se pone en marcha un proyecto, Rimado de Ciudad, que ha sido muy importante en la historia de Magic. Se trataba de musicar poemas de Luis García Montero (premio Adonais de poesía 1982), y a Magic le tocaron cinco sonetos con los que debía hacer un tema de en torno a diez minutos. Primero hicieron una síntesis de los poemas y luego empezaron a componer. Para ellos, era la oportunidad de hacer algo distinto; habían trabajado siempre al revés, partiendo de un tema musical al que luego le añadían una letra, pero ahora su trabajo fue ‘El aguilucho’, que fue concebido con la idea de que el resultado debería sonar en directo con la misma calidad que en el disco. ‘Rimado de ciudad’ contó también con un tratamiento gráfico muy cuidado con fotos de Pepe Garrido y Javier Algarra, y diseño de Juan Vida. Para Magic, ‘Rimado de ciudad’ supuso un escalón importante en su proceso de maduración y les permitió ponerse en contacto con la vida cultural de Granada.

Estrenaron ‘El aguilucho’ en un concierto en la Plaza de toros de Granada, durante las fiestas del Corpus del año 1983, una noche que fue recordaba durante mucho tiempo como, y excepción hecha de las actuaciones de Miguel Ríos la mejor noche de rock de Granada, y sobre la que los cronistas dicen que destrozaron a Banzai.

En Granada empiezan a surgir grupos como Las Setas y algo cambia en el ambiente: mientras que la mayoría de los grupos se lanzaba por una línea de moda (siniestra, tecno, punk),Magic continúa personalizando e identificando cada vez más su música. Pero es, sobre todo, el resultado de los conciertos lo que los sitúa en un plano distinto a los demás: todos prefieren que Magic actúe en último lugar porque, de lo contrario, los que vengan después de ellos no lograrán llevar al público al mismo nivel.

Fruto de esta efervescencia musical son la organización de una serie de ciclos dedicados a la promoción de las bandas locales. El primero de estos ciclos fue el organizado por Juan Jesús García, que actualmente trabaja como crítico musical en el periódico ’Ideal’ de Granada, y que por aquel entonces dirigía un programa musical en Radio Popular de Granada llamado Rock 83, que retransmitió por radio la actuación en directo de varios grupos, entre ellos Magic. El ciclo se celebró en la discoteca Banitti que regentaba Agustín Rodríguez que fuera guitarra de Los Ángeles. El concierto de Magic tuvo lugar el 13 de enero de 1983 y constituyó un rotundo éxito.

El segundo fue el ciclo Estadio Rock celebrado entre abril y mayo de 1983 y organizado por el crítico musical Paco Espínola, donde durante cinco semanas actuaron diez de los grupos más sobresaliente de Granada en aquel momento, ellos fueron los últimos del último día y la prensa habló de broche de oro para dicho ciclo. La finalidad que se pretendía con este ciclo de conciertos es que sirviera como ‘Ideal 17/05/1983’ “…. El primer paso para consolidar y difundir un movimiento cultural que existe en Granada y que posee, por méritos propios, resonancias a nivel nacional”.

De ciudad, y ofrecieron recordados conciertos fundamentalmente por la provincia de Granada, con el auspicio de la Diputación Provincial que comenzaba a organizar el circuito ‘Dipu-rock’, y algunas salidas fuera de la provincia (Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, Málaga, etc..). A este período corresponde el recordado concierto que ofrecieron el 28 de septiembre de 1983 a las poco rockeras doce de la mañana en la Plaza de las Palomas de Guadix, como acto de celebración del comienzo del curso 83-84 en los institutos de aquella localidad y que fue organizado por José Carlos Rosales, que por aquel entonces impartía clases en uno de dichos institutos.

Recordado fue también su concierto el 5 de mayo de 1984 con Barón Rojo y Asfalto, donde Magic completaba un cartel en el que aunaba el enorme gancho y popularidad de los primeros, la experiencia y buen hacer de los segundos, y el porvenir de los terceros, que no dejaban de cosechar excelentes críticas en sus distintas apariciones en público. Mese después tuvo lugar la segunda participación como Magic en el concurso de pop-rock ‘Alcazaba’, quedando en esta ocasión segundos, tras los granadinos 091 y precediendo a los también granadinos KGB, palmarés que suponía un reconocimiento oficial al buen hacer de la movida granadina del momento.

Por aquellas fechas se habló de la posibilidad de que Magic hubiera grabado su primer LP, que hubiera supuesto el espaldarazo definitivo a la carrera de este grupo, que si bien se distinguía por el buen hacer y fuerza escénica en directo, no veía reflejado su esfuerzo con material grabado para complacer a sus muchos seguidores. Pero desgraciadamente todo se quedó en proyecto y Magic nunca grabó el merecido y necesario disco que le hubiera permitido extender sus fronteras musicales más allá de Granada y Andalucía.

La falta de perspectiva y el mal momento que atravesaba la música rock en una España que se dejaba seducir por los susurros de la modernidad, empujaron a Magic a finales del verano de 1985 a dar una nueva vuelta de tuerca a su carrera, cambiando su nombre por el de Dirección Prohibida (aunque manteniendo su misma formación), abandonando su estética dura y dando un giro más comercial a su música. En septiembre de 1985, ya como Dirección Prohibida, participaron en el primer certamen pop-rock Vega de Granada, donde quedaron finalista junto con La Guardia y Los Discretos. Era un buen comienzo para esta su nueva andadura pero hacía falta más.
Pocos días más tarde, hicieron su presentación en Granada dentro de la programación del Festival Rock del Zaidín de ese año, y su actuación constituyó un rotundo éxito.

Al mes siguiente, el 16 de noviembre de 1985 se celebró la denominada ‘Fiesta Rock de Otoño’, que contó con el patrocinio de la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, en la que compartieron cartel con los grupos granadinos Alto Secreto, La Guardia y 091.

El año 1986 comenzaba lleno de buenos augurios para este grupo, que parecía que, ahora sí, habían encontrado el camino adecuado para llegar al gran público. Se encerraron a componer nuevos temas que fueron grabando en estudio con la esperanza de una pronta edición. Fruto de este trabajo fue su selección para aparecer el 22 de mayo de ese año en un programa musical que por aquel entonces se emitía en la segunda cadena de televisión española y que conducía Carlos Tena ‘A uan ba buluba Balam bambú’.

También en este año, y sintiendo cerca los faustos del 92, algunas localidades comenzaron a sumarse a la celebración de sus centenarios. Tal es el caso de Loja, que en el año 1986 celebraba el V Centenario de su reconquista por los Reyes Católicos. Con motivo de esta celebración se celebró un concierto el 28 de junio de 1986, con la participación de los grupos Siniestro Total, Dirección Prohibida y los locales DNA. En este caso, también las críticas fueron muy elogiosas y ello tuvo su reflejo en la prensa de los días posteriores.

El verano de 1986 fue bueno para Dirección Prohibida que se prodigaron en conciertos por toda la provincia ante las expectativas que, una vez más, se abrían para que de una vez por todas triunfara esta banda y dieran el salto cualitativo que se merecían. Buena prueba de ello fueron los conciertos ofrecidos en el mes de julio en Huescar con Loquillo y Los Trogloditas, y en agosto con 091 y Alto Secreto, la otra banda granadina seleccionada para participar en la edición de 1986 del concurso ‘Alcazaba’.

En el mes de septiembre de 1986 se desarrolla la quinta edición del concurso pop-rock de Andalucía ‘Alcazaba’ de Jerez en la que quedan terceros pero, como años más tarde confesaría uno de los miembros del jurado, un error del jurado al contabilizar los votos los relegó a esta tercera posición cuando realmente les correspondía la segunda. En cualquier caso, los tres finalistas fueron premiados con la grabación de un disco compartido incluyendo cada grupo un par de temas.

Ante esta nueva desilusión, el grupo se disgrega y Juanma y Juan Carlos montan, junto con Manolo España al bajo y Emilio Titos a la batería, 8cantante y guitarra, y batería de La Guardia, respectivamente9, ‘Que no nos llamen Belén-Belem’, incorporando a la guitarra a Nicolás Salinas. Con esta formación tuvieron su puesta de largo repitiendo en los actos conmemorativos del V Centenario de la reconquista de Loja, el 22 de noviembre de 1986, en este caso acompañando a Danza Invisible y repitiendo los locales DNA. También en este caso las críticas fueron elogiosas respecto a esta nueva formación. Belén.Belem, en un principio se dedicaron a montar versiones de clásicos del rock & roll y con el paso del tiempo comenzaron a montar un repertorio propio que continuaba en la línea emprendida de rock & roll movido y bailable.

En 1987 fueron incluidos en la programación de conciertos de la sala Va Bene, que reunió a los grupos más prometedores de Andalucía por aquellas fechas, y compartieron cartel el 21 de febrero de 1987 con Maldita Pasión, de Jaén.

Belén.Belem, si hubiera que catalogarlos de alguna manera, era ante todo un grupo divertido. En algunos conciertos incluyeron los servicios de una bailarina (África Torres “Friki”) que hacía las delicias del respetable dejándose llevar sobre el escenario por el frenético ritmo del rock & roll de Belén.Belem.

Tal fue la repercusión que tuvo su inclusión en el show, que en alguna localidad donde los contrataron, y estando ya el público enterado del número que incluían en su concierto, los recibió al grito de ‘que salga la bailanta’. Los conciertos se sucedieron durante el verano de 1987 y recordados fueron las actuaciones en Las Gabias en la sala Kilómetro 7, dentro de un ciclo dedicado al pop granadino y en el también participaron Sesión de Noche y Los Discretos; en Los Ogijares en la sala Nevasur, que también organizó un ciclo dedicado al pop y al rock, donde también coincidieron con Sesión de Noche; en Cenes de la Vega junto a Alarma y Los Discretos o en Guadix con Danza Invisible. Para esas fechas ya habían abandonado el grupo Manolo España, Emilio Titos y Nicolás Salinas, siendo sustituidos, como no, por José Rueda a la batería, Francisco Morales a la guitarra, y haciéndose cargo del bajo Paco Chica (bajista de Sesión de Noche).

El año 1988 se abrió con dos guías seguidos en la sala La Otra, una discoteca granadina, que con estos conciertos iniciaba un ciclo de programadores y se unía a la oferta de salas de conciertos de la ciudad.

En julio de ese año hicieron una nueva salida fuera de la provincia de Granada, en esta ocasión visitaron Mojácar (Almería), en donde estuvieron tocando durante dos noches con rotundo éxito. Les acompañaba al bajo Antonio “parálisis” (Lucky Luck). En septiembre actuaron como cabeza de cartel en el concierto Promo-rock, dentro de las fiestas del Zaidín, y nuevamente las críticas fueron muy elogiosas.

Cerraron el, provechoso en conciertos, año 1988 con dos actuaciones, una al mes de octubre, el día 28, en la facultad de filosofía y letras, en donde se celebró la fiesta de bienvenida a los estudiantes, y otra en la sala Azzurro de la ciudad donde estuvieron durante dos noches. Con el fin del año 1988, también aconteció el final de Belén.Belem , y el fin momentáneo de las colaboraciones musicales entre los antiguos compañeros de Magic.

En septiembre del año 1990 será cuando se produzca el primer reencuentro de Magic como tal, con motivo de la celebración del décimo aniversario de los conciertos de rock del Zaidín. En esta ocasión se reunirán José Rueda, Antonio Ramos, Francisco Morales y Juanma M. Leiva, e incluirán como segundo guitarrista a Josep, un afamado músico de sesión catalán que, ya por aquel entonces, trabajaba con Alejandro Sanz.

El concierto reunió en un mismo cartel a Pizzarro, TNT, Magic e Ilegales, y constituyó un éxito memorable tanto musicalmente como de público, llegando a concentrarse para presenciar el concierto más de 10000 personas. Fue mucha la difusión mediática que se hizo del evento y muy buenas las criticas que se cosecharon en los días posteriores. Nuevamente comenzó a hablarse de la posibilidad de continuidad de Magic pero al contrario que en la actualidad, que todos los integrantes tienen disponibilidad para comprometerse en el proyecto, en aquel momento existían serios problemas para continuar juntos ya que “Maca” y Josep vivían y se dedicaban profesionalmente a la música en Madrid.

No será hasta diciembre de 1992 en que nuevamente vuelvan a encontrarse Juanma M. Leiva y Juan Carlos Rosario en un nuevo proyecto que se llamará en esta ocasión La Resistencia. Con esta nueva formación retomarán de forma indudable los sonidos fuertes y contundentes, elaborando un rock potente, pero con un sonido y unos arreglos muy actuales.

La Resistencia participó en la campaña GRX-93 de difusión musical, organizada por la Diputación Provincial de Granada, y dentro de la misma, memorable fue el concierto ofrecido en agosto de 1993 en Huetor Santilllán junto a 091 y el grupo local Felices Sin Nombre.

En diciembre de ese mismo año y rodeados de una gran expectación por las buenas críticas y comentarios que el grupo había suscitado entre los compañeros de profesión, harán su presentación en Granada capital en la sala Rincón de Neptuno, con gran éxito de público y de crítica.

Ya en 1994, dentro del ciclo inviernos musicales 94, donde con el patrocinio del Ayuntamiento de Granada se ofrecerán una serie de conciertos en la sala City Life (Actual Industria Copera), el 8 de abril La Resistencia compartirá cartel con Los Rodríguez, que en aquel momento se encontraban en su máximo apogeo, cosechando un extraordinario éxito con su actuación.

En agosto del 94 volverán a visitar Guadix, en donde tan buenos recuerdos dejara Magic a su paso, actuando esta vez en la sala La Buhonera donde ofrecerán un concierto en ele que el público amante de los sonidos fuertes pudo reencrontrase con el espíritu Magic pero esta vez bajo el nombre de La Resistencia.

Durante el verano de 1995 grabarán en los estudios Bernardi Producciones un CD que se titulará ¿A traición? Con la producción de Joaquín Almendros (guitarra de La Guardia) y que editó Big Bang Record. El disco cosechó muy buena acogida por parte de la crítica especializada y entró en algunas listas radiofónicas alcanzando incluso algún número uno. No era un grupo superventas pero sí comenzaba a ser considerada como una banda de culto, con una legión de seguidores fieles que les acompañaba a todos los conciertos que tuvieran lugar en la provincia de Granada.

El año 95 fue especialmente duro, intenso y largo, teniendo que alternar las actuaciones en directo (con las que se autofinanciaron la edición del CD) con las sesiones de grabación en el estudio. A este período corresponden los conciertos de la sala Blus (Granada) en febrero; las salas Berlín (Motril), Gamaba (Illora), Tequila (Macarena), en mayo; en julio actuaron en la sala Los Pachares de Huetor Tajar, y en un concierto organizado por el ayuntamiento de Benaula de Guadix donde compartieron cartel con Lagartija Nick; en agosto tocaron en la sala Bare Nostrum de Albuñol, y en Lachar; a septiembre corresponden los conciertos de Los Ogijares con La Blues Band y Sucio Frank, en la sala Desnivel (Huetor Santillán), Nonato Rock en Nigüelas, en Zafarraya junto con 091 y su participación en el XV Festival rock del Zaidín ‘Zaidín Rock 95’; en diciembre de este año harán la presentación de su CD A traición en la sala Perkusión de Granada (concierto que será grabado y retransmitido por la televisión local Telenieve).

Ya en febrero de 1996, y ante el enorme éxito cosechado en el III Certámen Rock Valle de Lecrín que se celebró en Nigüelas, actuarán en Dúrcal. En junio de este año tendrá lugar el concierto celebrado en el Palacio de los Deportes de Granada en el que compartirán cartel con Barriacada alcanzando un notable éxito. En julio compartirán escenario con Celtas Cortos en Molvizar, y en febrero del año 1997 repetirán en Molvizar, esta vez acompañando a Medina Azahara.

Aparentemente la carrera de La Resistencia estaba bien encauzada y solo cabía esperar que el grupo trabajara en otro CD y terminara de consolidarse como apuesta rockera puntera. Pero nuevamente estas halagüeña perspectivas se truncaron, esta vez a causa del intento de reconstitución de otra histórica banda granadina que absorbió el tiempo de ensayo de dos de sus miembros que se volcaron ahora en este nuevo proyecto, lo que a la larga supuso su desmembración.

Pero como dice la canción ‘los viejos rockeros nunca mueren’, y nuevamente Juanma M: Leiva, se reencontró con José Rueda que llevaba desde principios del año 97 trabajndo en un nuevo proyecto, Balasera. Nuevamente encontramos a dos antiguos componentes de Magic trabajando juntos, como si el destino condujese sus pasos para que de una u otra forma se reencontrasen. Balasera fue un grupo de rock duro sin prejuicios, que hacía música dura para tiempos duros, reflejando en sus letras todo el descarnamiento de la solitaria vida ciudadana. Como todos sus anteriores proyectos, Balasera fue un grupo respetado y alabado, tanto por las trayectorias personales de sus dos componentes más conocidos, como por la fuerza y garra de sus temas. Buena muestra de ello es uqe, después de encerrarse durante más de tres años a preparar sus nuevos temas y grabar su primera maqueta, ganaron el concurso organizado por una prestigiosa tienda musical granadina dotado con 4.500 € y que les enfrentó con las más destacadas promesas del rock granadino del momento.

Años más tarde, en el 2006, Juan Carlos Rosario, Pablo Román y José Rueda, formaron otra banda que respondía al mismo esquema, recuperar el espíritu de Magic. Esta banda se llamó After Virus y nos dejaron como testimonio la grabación en DVD de su concierto de presentación en la sala El Tren en donde cosecharon un notable éxito.

Y por fin el año 2007 ha sido testigo del segundo reencuentro de Magic. El destino ahora ha querido que los caminos de estos geniales cinco músicos se encuentren para hacer lo que mejor saben y lo que más les gusta: la música en vivo y en directo.

Magic, hoy día, regresan para ofrecernos toda la fuerza que los caracterizó en los 80 con el sonido de ahora.

Redacción NO80s
(Aportaciones: myspace del grupo, Estefanía Pérez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario