Triana

[Discografía] [Conciertos] [Prensa recortada] [Se fueron] [Imprenta]
Triana ha sido el mayor exponente del denominado rock andaluz, un estilo que fusionaba, ya a mediados de los 70s, la esencia del flamenco con el rock progresivo tan en boga en aquellos años. Se formaron en Sevilla en 1974 con Jesús de la Rosa Luque (voz y teclados), Eduardo Rodríguez Rodway (voz y guitarra) y Juan José Palacios "Tele" (batería y percusión).

Sus tres primeros discos reflejan claramente las citadas tendencias. Con los tiempos que corrían, y tal como estaba la incipiente industria discográfica en España, editar un Lp de música «distinta» era una tarea más que difícil. No fue una excepción en este sentido 'El Patio' (1976), primer vinilo puesto en la calle por Triana después de mucho esfuerzo. Los componentes del grupo no eran nuevos dentro del mundo de la música (Jesús de la Rosa llegó a cantar en una versión crepuscular de Los Bravos y Eduardo Rodríguez todavía vivía de los réditos del éxito con Los Payos), hecho que seguramente ayudó a la publicación del disco que, sin embargo, fue adquiriendo notoriedad a través de un proceso de boca a boca, y dentro de los ambientes marginales del momento. 'El Patio' contiene dos canciones que se convierten en clásicos del grupo y crean escuela dentro del rock andaluz: 'Abre la puerta' y 'En el lago', evocación ensoñadora de un viaje lisérgico. Editado por Gong/Movieplay (su discográfica a lo largo de casi toda su carrera), el disco se completaba con 'Se de un lugar', 'Todo es color', 'Luminosa mañana', 'Diálogo' y 'Recierdos de una noche'.

En 1977, con una cuidada producción, sala a la calle editan su segundo álbum, 'Hijos del agobio', que ve la luz en un momento muy especial en la historia de España. Se abren paso los temas políticos: exaltación de la libertad, como en 'Rumor'(con un extraordinario ritmo musical, en especial la guitarra eléctrica de Antonio Pérez, pero la voz de Jesús de la Rosa parecía escucharse desde un mitin sideral) y al mismo tiempo desconfianza de la política organizada, como en el tema 'Ya está bien!'. Triana incluía en este Lp un instrumental, 'Recuerdos de Triana', de "Tele" Palacios, que fue poco valorado en su momento, pero que, desde la distancia de los años, recrea con brillantez el sentimiento de confusión esperanzada que se palpaba por todas partes. En la carpeta del disco se recoge que Miguel A. Iglesias colabora en esta pieza como «voces de ambientación y desahogo microfónico»; casi imposible una precisión más exacta sobre los tiempos que corrían. En esta misma línea, Eduardo Rodríguez se adentraba, con su voz desgarrada, en una especie de testimonio ético ante el futuro, 'Del crepúsculo lento nacerá el rocío', que dejó sin respiración, seguramente, a más de un marxista ortodoxo de la época. Desde los surcos del vinilo, en fin, salen unas palabras directas que pueden comprender muchas personas, combinando de forma extraordinaria una visión intimista y pasional de la vida con sentimientos más sociales, más abstractos; vale la pena detenerse un poco en la letra de 'Sentimiento de amor' para descubrir el potente mecanismo de comunicación que contenía la poesía de Jesús de la Rosa. Todos los temas del disco fueron: 'Hijos del agobio', 'Rumor', 'Sentimientos de amor', 'Recuerdos de Triana', 'Ya está bien!', 'Necesito', 'Sr. Troncoso' y 'Del crepúsculo lento nacerá el rocío'.

Finalmente, 'Sombra y luz', que aparece en 1979, recupera los aspectos más progresivos; la música es más oscura y experimental que en los discos anteriores, con elementos de jazz, 'Sombra y luz', y mayor presencia de la guitarra eléctrica 'Una historia'. Sólo uno de los temas, 'Quiero contarte', reescritura en cierto modo de 'Abre la puerta', mantiene cierta frescura pop. No decepcionó, por tanto, este tercer disco de los sevillanos que, además, tuvo un tremendo éxito. Una cuidadísima producción daba lustre a la sonoridad de guitarras, teclados, percusión y a la voz de Jesús de la Rosa, probablemente en su mejor momento. El disco estaba impregnado de una suave melancolía, que hizo pensar a más de uno en que la musa del conjunto iniciaba la retirada. Este Mini-Lp de seis temas también portaba 'Sombra y luz', 'Hasta volver', 'Tiempo sin saber' y 'Vuelta a la sombra y la luz'.

Si pudiéramos hacer una encuesta entre los miles de seguidores de Triana, un alto porcentaje de estos se acordaría siempre de 'El Patio' y/o 'Hijos del Agobio'; en todo caso de los tres primeros discos, olvidando de manera injusta su posterior producción.

Tras esta trilogía progresiva, el grupo se pierde en su camino hacia una sonoridad más comercial. Su siguiente álbum fue, en 1980, 'Un encuentro', la primera gran decepción en la discografía de los sevillanos. Se trata de un trabajo donde casi no queda rastro del vibrante rock progresivo de antaño y que transmite la sensación de haber sido improvisado, en el peor sentido de la palabra. El disco de nueve temas contenía 'Tu frialdad' (temazo, el único que se puede salvar del trabajo), 'A través del aire', 'Cae fina la lluvia', 'Un nido en mi ventana', 'Aroma fresco', 'Un extraño más', 'Encuentro fugaz', 'Caudaloso río' y 'Fin'.

Ese mismo año, 1980, se edita el primer recopilatorio del trío, 'Quinto Aniversario', en el momento mas alto de su popularidad.

Siete cortes conforman el quinto disco de estudio de Triana. De título homónimo, el trabajo nuevamente editado por Gong/Movieplay llevaba los temas 'Un mal sueño', 'Es algo tan maravilloso', 'Una vez', 'Y que voy a hacer con tu sonrisa', 'Una noche de amor desesperada', 'Por el camino' y 'Corre'. Era el año 1981 y supone un lanzamiento de temas de Triana hacia la conquista de las radiofórmulas para terminar cayendo en el más sonrojante de los absurdos, con la consiguiente amputación de la identidad inconfundible de un grupo que había demostrado sobradamente de lo que era capaz.

Recuperando los aires de antaño, y después de dos discos para olvidar, aparece en 1983 el promonitorio sexto álbum del grupo, 'Llegó el día', puesto que meses después de su edición, el cantante de Triana, Jesús de la Rosa, moría en accidente de circulación. Los siete cortes fueron 'Desnuda la mañana', 'Perdido por las calles', 'De una nana siendo niño', 'Aires de mi canción', 'Llegó el día', 'Querida niña' y 'Como el viento'. Todas las canciones de Jesús en este disco son notables, y demuestran, que el talento seguía estando ahí, prácticamente intacto, a diferencia de los temas de Eduardo Rodríguez; 'Perdido por las calles' y 'Aires de mi canción' padecen un histrionismo irritante y no contienen ninguna idea musical digna de mención.

Seis años después de su última entrega, aparece su primer disco en directo, titulado así mismo, 'En directo', editado de forma oficial en 1989 por el sello Triana Rock, documenta un directo del año 1981 en el Parque de Atracciones de Madrid, precisamente el mismo lugar donde dos años antes se celebrara el legendario concierto que, de alguna forma, suspuso el cénit de la carrera del grupo sevillano. El sonido deja bastante que desear, y entre las perlas de 'El Patio' (Gong-Movieplay, 1975) se intercalan un par de mediocres canciones de los, por entonces, discos más recientes de la banda. En cualquier caso, las jams son trepidantes y la voz de Jesús de la Rosa brilla en todo en su esplendor.

Un par de recopilatorios mas durante la primera parte de los noventa son editados por el sello Fonomusic, el primero de ellos 'Triana 92, 18 años de música' (1992), en el momento que, Eduardo Rodríguez Rodway, inició una breve carrera en solitario. Mientras tanto, Juan José Palacios "Tele" volvió a los escenarios con el nombre del grupo, sacando en 1995 el segundo de dichos recopilatorios 'Triana una Historia', junto a un vídeo documental.

No quedó ahí la cosa, pues Juan José Palacios "Tele", ayudandose de ex-componentes de antiguos grupos y otros músicos, creó un nuevo grupo y tuvo la polémica determinación de llamar también Triana a dicha nueva formación. El primer disco de la nueva etapa fue 'Un jardín eléctrico' (J. J. Rock, 1997) con una formación compuesta por Juan Reina (voz), Julián Planet (guitarra eléctrica), Rafael de Guillermo (teclados) y José Juan (bajo). Los temas fueron 'Rock de la calle de la feria', 'La luna', 'Noche tras noche', 'El viento', 'Sé que volverás', 'Ser feliz', 'Campanas', 'La jara' y 'Un jardín perdido'.

Ese mismo año, se lanza por parte de Fonomusic un nuevo recopilatorio, 'Una historia de la luz y de la sombra'.

Una segunda entrega se produjo dos años después cuando sale a la luz 'En libertad', ya en 1999 de la mano de la misma discográfica, con nueve cortes, de las cuales sólo hay cinco nuevas, vueltas a poner a la venta tal cual aparecían en el anterior. Los temas fueron 'En libertad', 'Misterio', 'Ten confianza', 'La luna', 'Campanas', 'El viento', 'Triana', 'Qué más da' y 'La jara'.

En la madrugada del día 8 de julio de 2002 "Tele" ingresó en el hospital Ramón y Cajal de Madrid para ser operado de una rotura de la arteria aorta, sin que se pudiera salvar su vida.

Pero más indignante para sus seguidores fue la decisión que tomaron los componentes que restaban de esta nueva formación, que tras la muerte de "Tele", regresaron en 2007 adoptando de nuevo el nombre de Triana y grabando un disco que ha causado notable convulsión entre los seguidores del trío sevillano, y provocando inclusive un duro comunicado por parte de Eduardo Rodríguez Rodway, el único componente aún vivo, en el que los acusa, entre otras cosas, de querer lucrarse a costa del nombre de Triana.



Redacción NO80s
(Aportaciones: margencero.com/TRIANA/index1.htm, lafonoteca.net)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada